Morir para sentirse vivo

Hola amigos del ciberespacio, estoy aquí para contarles una experiencia vivida recientemente.

La directora me llama a su oficina. Me cuenta que en tres semanas habrá una función en el Parque Colón dentro del marco del Colonial Fest. Me propone bailar -inserte redoble de tambores por favor- nada más y nada menos que “La Muerte del Cisne”. La mundialmente famosa pieza creada por Michel Fokine para Ana Pavlova, y que a partir de ahí ha sido bailada por las grandes estrellas del universo balletsistico… Maya Plisetskaya, Natalia Makarova, Margot Fonteyn, Svetlana Zakharova, solo por mencionar algunas. Oír esos nombres hace parecer que tienes que ser una prima ballerina para interpretar los últimos momentos del cisne herido.

Llegó el momento de la pregunta decisiva, sus palabras fueron exactamente:” ¿Asumes el reto?”, yo obviamente dije que tenía que pensarlo y examinar las posibilidades… NEEEHH… ¡Claro que no fue así! Dije que sí sin pensarlo… literalmente sin pensarlo, porque después fue que comprendí la magnitud del reto que estaba asumiendo. Y cuando finalmente lo comprendí (no tarde mucho) entré en la etapa de pánico, cuando te empiezas a cuestionar si realmente darás la talla, si realmente eres la indicada para ese rol, si lograras en tan poco tiempo dominar la parte técnica e interpretativa de la pieza, etc. Vienen las lágrimas, muchas lágrimas… lo sé, soy una llorona.

img_2899

Después de la frustración, viene la parte divertida, donde te das cuenta que solo se trata de ajustar la situación a ti. Incluyendo las zapatillas. Las zapatillas que usaré eran en un principio unas del modelo CG de la marca Pliè, digo eran porque, aunque en teoría son las mismas realmente ya no son iguales. Pero para nada iguales… después de unos cuantos truquitos que involucraron sierras en miniatura, hilo, aguja, tijeras, oxiclean y de todo un poco, me atrevo a decir que tengo zapatillas nuevas.

img_2900

Fueron desarmadas y rearmadas casi por completo. Se limpiaron, matizaron, cocieron cintas y elásticos nuevos… Coincidentemente, o sin tanta coincidencia, al igual que yo pasaron por un proceso de ajuste… ¿Cómo así?… Bueno simple, yo también comprendí que, aunque no tengo los brazos hermosos de Makarova, ni las piernas de Zakharova, ni la fama de Plisetskaya, si tengo cosas que ofrecer. Todo es cuestión de un pequeño ajuste a quien en realidad soy.

img_2901

Antes solía conectar con los personajes a través de mis propias experiencias pasadas. Nunca he estado agonizando por mi propia vida, ¿y cómo se suponía que iba a interpretar a un cisne que agoniza por la suya? Entendí que el cisne no temía por su vida, si no por todos los sueños que tenía en ella que iban a morir de manera igual de trágica que él. Siempre hay algo; un sueño, una idea, una persona, a la que nos aferramos y luchamos por no perder. Y ahí es cuando esos 3:20 minutos cobran vida mientras dentro de tus diminutas posibilidades, pero gran pasión, luchas por ese sueño que es solo tuyo y no quieres perder.

img_2456
Foto por @enzophotography02

Ya casi llegamos al fin de la historia. Faltan horas para que todo se ponga a prueba, para subir al escenario. Todo está medido. Todo está ensayado. ¿Nervios? ¡Nooo que va! (MENTIRA, si hay, y muchos). Nunca se sabe lo que pueda ocurrir en el escenario. Puede ser bueno, puede ser malo.

img_2458
Foto por @enzophotography02

 

La muerte del cine tiene un aspecto bastante poético en realidad, algo como de morir para sentirse vivo. Es por eso que a este punto lo que pase en el escenario no va a ser lo más importante para mí. Porque al morir en cada ensayo termine sintiéndome viva, disfrute cada segundo interpretar la agonía y desesperación de este animal; independientemente del cansancio, las ampollas en los pies, el dolor de brazos… Al igual que el terminé aferrándome a un sueño, una idea, una meta que defendí hasta la muerte.

img_2459
Foto por @enzophotography02

Foto por @enzophotography02

¡Namasté!

Texto: Camila Sanchez

Fotografía: Federico Peralta/ Camila Sanchez

 

 

Anuncios

Del 2015 al 2016

Hola desde este lado del ciberespacio… no se ustedes pero yo todavía estoy procesando la idea de que ya estamos en el 2016 (¡¡¡2016!!). ¡El 2015 se fue volando! Y lo más grande de todo es que aunque el año se acabó casi sin yo darme cuenta, puedo decir que en mi 2015 pasó de todo. Fue un año de cerrar etapas, y  a la vez de comenzar otras, de vivir experiencias completamente nuevas, un año donde personas que eran desconocidos para mí se volvieron buenas amistades, y personas a las que consideraba buenas amistades se volvieron completos desconocidos, donde empecé a hacer cada vez con más frecuencia las cosas que me hacen feliz, aprendí muchas lecciones (algunas por las buenas y otras “a la mala”), emprendí proyectos por los que siento pasión, y la lista sigue.

plie by alina abreu

Sigue leyendo

Show vs. Ensayos

Hola amigo/ a del otro lado del ciberespacio, ¡HE VUELTO! Siiii, después de casi dos meses sin dar señales de vida en el blog, finalmente regreso. Causa de mi desaparición: ensayos de ballet, universidad, curso de fotografía, tareas…, o sea el tiempo apenas me daba para respirar. Pero ya mi agenda se ha aligerado bastante y puedo volver a dedicarle al blog el tiempo que se merece. Sigue leyendo

Últimamente… Octubre

Hola amigo/a detrás de la pantalla, sé que últimamente he estado un poco ausente en el blog y en las redes sociales (OK… tal vez sea más que un poco… a lo mejor mucho), pero me puedo justificar. Veras, ya estamos a ley de días para la función que dará inicio a la celebración de los 30 años del Ballet Clásico Alina Abreu (NOTA: No hagas planes para los días 20, 21 y 22 de noviembre), y entre ensayos, universidad y más ensayos, no he tenido tiempo para prácticamente más nada. Incluso te podrás dar cuenta que este post está llegando un poquito atrasado (mi culpa).

Sigue leyendo

Plié llega a Italia + Sorpresa

Hola amigo/a detrás de la pantalla,  nuestra semana de celebración casi llega a su fin. Gracias a todos los que nos han acompañado hasta ahora y que dedicaron cada día un ratito de su tiempo a leer este blog, o a ver lo que compartíamos en las redes sociales. El post de hoy es súper especial y emotivo para mí. Verás, Carmen Amelia Arredondo es una de las hermanas que me ha regalado la danza, pues bailamos juntas desde que éramos unos piojos de 9 o 10 años (desde hace tanto tiempo atrás que ni recuerdo bien desde cuándo). Ahora mismo está viviendo en Italia en un año de intercambio.

Sigue leyendo

TBT: Lanzamiento Pliè

Aunque el aniversario oficial ya pasó, nosotros seguimos celebrando, al igual que seguimos saboreando los deliciosos minicupcakes y el té frío de melocotón que se sirvió en el brindis de ayer (¡estaban de muerte lenta!) . JAJAJA. Pero como no todo fue comer, también algunos quedan (o quedamos, mejor dicho) con un pequeño recuerdo muscular (dígase un dolorcito) del Open Class impartido por la maestra Alina Abreu, ¡excelente clase!

Sigue leyendo